Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Vuelvo a la carga, y esta vez con más fuerza.

A pesar de mi evidente y necesaria desaparición (trabajos, exámenes, vacaciones...), tuve la suerte de poder seguir disfrutando de una de las cosas que más me gusta hacer en mi tiempo libre: ver películas, animes y leer. Por ese motivo, y porque no puedo evitar el no hablar tanto de lo bueno como de lo malo de cada cosa que veo, escucho o leo, he pensado en retomar Artanálisisde una forma inusual y estrepitosa: resumir y analizar cada anime, película o libro que haya leído hasta ahora —se entiende desde que terminé exámenes, por supuesto— de una forma escueta, pero lo suficientemente larga como para explicar aspectos positivos o negativos, con su correspondiente opinión personal con nota numérica incluida.
Definitivamente, he vuelto para quedarme. Así que, aquí tenéis. Espero que os guste la idea y lo disfrutéis tanto como yo al escribirlo.

Hacía bastante tiempo que no veía ningún anime y al terminar exámenes, tras una recomendación de una amiga bastante cercana y comprobar que no er…

Tú (V).

Hace apenas unas horas que te has ido, y ya he tenido que volver a aprender a vivir sin ti.
Otra vez.
Aprender a asimilar que la justicia, en cuanto a temas de amor se refiere, ondea bandera blanca sin ningún tipo de remordimiento.
Otra vez.
Aprender a acostumbrarme a no recibir un buenos días susurrado en la oreja, seguido de esa sonrisa tuya que es capaz de creerme capaz hasta de surcar volando el cielo; ni a recibir un cálido abrazo tuyo después de una intensa e inofensiva pelea entre carcajadas —las más puras que jamás pronunciaré—; y a no recibir fogosos y tiernos besos en cualquier parte de mi cuerpo, erógena o no.
Otra vez.
Aprender a darle a un sentido a las cuatro paredes que me rodean, a todos aquellos potenciales objetos que convertíamos en nuestros y a aquellas mil posibilidades de aventura en cada rincón o recoveco de la ciudad.
Otra vez.
Y es que sería estúpido creer en las casualidades o en el destino. Pero la verdad es que apareciste justo en el momento adecuado y, qu…