Dia 27 de Diciembre | Navidad, desaparición RRSS y más.

martes, 27 de diciembre de 2016

Hoy os vuelvo a traer una entrada personal. Tengo muchas cosas que contaros, así que coged una buena taza de té (o café, como prefiráis) que empezamos.

Para empezar, quería contaros un poco cómo me ha ido Nochebuena y Navidad. Si me seguís en Twitter sabréis que tuve que ir a una tutoría el día 23. Hasta el último momento estuve hasta arriba de tarea, así que ni siquiera me dio tiempo a pestañear y ya había que preparar la casa para las cenas familiares. 

Desde siempre en mi familia lo hemos celebrado de este modo: el 24 de diciembre, Nochebuena, se celebra en mi casa; y el 25 de diciembre, Navidad, se celebra en casa de mis yayos. En mi familia, o al menos los que tenemos más relación/conexión, somos 7: mis yayos, mi tío, mis padres, mi hermana y yo. Siempre ha sido así, y me parecía suficiente. No me hacía falta más. No obstante, estos últimos años, por circunstancias familiares, estamos teniendo contacto con personas a las que no veíamos y si lo hacíamos era para un qué-tal, muy-bien, ¿tú?, muy bien. Ya sabéis. Por lo que el número de personas este año en mi casa ascendió a la cifra de 12. Era impensable que no sólo nos reuniésemos, sino que tuviésemos sitio en el salón xD

El día anterior no había podido dormir por motivos que se escapan de mi entendimiento (de verdad, estoy para que un profesional analice mi higiene de sueño), y estaba hecha polvo. Decidí no salir ese día porque necesitaba recuperar energías para afrontar tantos días de trajín, e hice bien. ¿A que no sabéis quién su puso a ayudar a sacar un sofá y una mesa del sofá a las 5 y media de la tarde? Efectivamente, la menda. Y a partir de ahí fue limpieza, organización, corre que no llegamos a emplatar. Muy Top Chef todo.

Este año, el que mejor estaba todo. Ñam, ñam.

Después de tanto esfuerzo, quedaron unas mesas preciosas, y fue una velada magnífica. Estuve con quien quise, hablé de todo y nada, y jugué al Pinturillo (juego que os recomiendo desde ya si no lo conocéis. Os podéis descargar la app para Android e iOS, y es una especie de Pictionary: uno del equipo dibuja y los demás tienen que adivinar qué palabra o concepto es. Genial). Una vez nos quedamos los de siempre, se repartieron los regalos. Para sorpresa de todos, prácticamente nadie recibió nada, a excepción de algunos detalles nimios. Fui yo, que me he apodado Mamá Noel por estas navidades, la que este año repartió más, y qué bien. No sabéis lo enormemente feliz y satisfecha que me hace dar pedacitos de mí a las personas que más quiero. Soy una persona muy indecisa, que le gusta acertar lo máximo posible con los detalles que hace y las cosas que regala, y me es una responsabilidad (y me lleva muchos quebraderos de cabeza, todo sea dicho), así que se les iluminasen los ojos y les gustase, para mí ya es suficiente.

Mesa en la que estábamos los "jovensuelos".

Mesa ocupada por todos los arrambla-todo.

Al día siguiente, como excepción, ya éramos menos de 7, pero fui igualmente con mucha ilusión a casa de mis yayos. Cómo no, eché la casa por la ventana y si he engordado 2 kilos y tengo que trabajar muy duro para volver a lo que había conseguido, se hace y ya está. Mi tema estrella, el cual salió cuando y donde menos lo esperaba, fue sobre feminismo y, por ende, machismo. Tuve los argumentos y la fuerza suficiente como para defenderme sin problemas, y era la primera vez. Encima delante de mi familia. Me sentí muy orgullosa al terminar. Supongo que en eso consiste: en luchar, reivindicar y enseñar todo lo que se pueda a las personas de tu entorno. Horas después, salimos a pasear ya de nuevo mis padres, mi hermana, su novio y yo a buscar Pokémon y a ver el mercado navideño de la Diputación. Volvimos tarde, comimos sobras, pero estaba feliz. No había podido tener ni un minuto para preocuparme por nada ni nadie. Y al día siguiente igual. Supongo que en eso consiste vivir. Despreocuparte, compartir tus momentos con las personas que quieres y dejar el tiempo pasar.

Uno de los motivos por los que estoy escribiendo hoy, es porque mientras me pegaba un buen baño (algo que debo hacer más a menudo sin duda) he caído en la cuenta de unas cosas.

No estoy disfrutando con lo que hago. Intento sacar el ánimo y la fuerza para poder hacer todo lo que me gustaría, como escribir en el blog, subir vídeos semanalmente, actualizar las redes sociales lo máximo posible, contestar y ayudar a todas las personas, salir junto con las mil preocupaciones que tengo por estar en el último año de carrera, pero no hay manera de compaginarme todo. Este año ha sido el peor con diferencia a nivel personal, e intentar abarcar y ocuparme me estoy perdiendo a mi misma. Y lo que me faltaba. Quien mucho abarca poco aprieta, ¿no? Pues así.

Por lo que añadirme más presión de la que tengo por sacar este último año lo mejor posible, me está impidiendo disfrutar y lo único que estoy haciendo es quejarme y lamentarme por la falta de tiempo o por la mala gestión del tiempo (que no lo niego). Por lo que he tomado la siguiente determinación: a partir de ahora, voy a priorizar la carrera antes que mis hobbies, y en caso de tener tiempo, actualizar las redes sociales. Pero solamente cuándo y cómo me apetezca. Sin fechas, sin horas, sin culpabilidad. Lo necesito. Y siento muchísimo haber perdido el contacto con muchos, siento haber estado ausente, por haber desaparecido, pero actualmente es lo que necesito. Sé que lo entenderéis.

Os agradezco mil que haya algunos de vosotros que todavía sigáis mis andadas y os interese todo lo que publico y subo. No sabéis cuánto. Espero poder ir publicando poco a poco, sin agobios y sabréis de mí, eso seguro. Volveré a estar 100% en algún momento.

🎄

Además, estoy deseando poder enseñaros por algún sitio el amigo invisible del que os hablé, que me llegó antes de Nochebuena y que aún no he abierto (estoy a punto de tirarme de los pelos de la desesperación), al igual que reflexionar un poco sobre los propósitos (tanto personales como lectores) del próximo año, hablaros de iniciativas como Bookish y mucho, mucho más.

Pero eso ya la semana que viene, ¡¡adiós!!

🎁

Y tú, ¿te han regalado muchas cosas? ¿cómo sueles pasar estas fiestas? Espero vuestros comentarios que me encanta leerlos y saber de vosotros. 
¡Un abrazo enorme!

2 comentarios:

  1. ¡Poooooooooooooooooooooooooor fin puedo comentarte y te sigo! La verdad es que para algunas cosas soy demasiado olvidadiza, pero bueno, aquí estoy. Quería seguirte hace putos meses, pero en fin, no se me va a colocar la cabeza nunca con algunas cosas.
    Me ha encantado esta entrada, de verdad que sí. Es que seré una cotilla o lo que sea, pero desde que la gente sube a los blogs sus colecciones, artistas favortios, vivencias, diarios, escritos, dibujos, loqueseaperoqueseasuyo, me encanta pasearme más por aquí. Los rincones son muy distintos a como eran antes, y de verdad que me puedo leer entradas enormes porque hablan de vosotros y vosotras.♥
    Gracias por currarte una entrada así, me encantan las fotos, y me he sentido super orgullosa cuando he leído lo del feminismo -en el buen sentido de la palabra porque no quiero dar a entender que lo hago en plan mami, como si te hubiese enseñado yo o algo, que no es así.- porque siempre me siento muy orgullosa de todas nosotras cuando salimos adelante con nuestras ideas frente a nuestra familia amigos y alrededores. Yo también tuve de esas charlas, por suerte piensan como yo y no me fue difícil exponer mis argumentos, pero siempre sorprende verte defendiendo algo que estás empezando a desarrollar, algo que ahora está mal visto y señalado, y a lo que buscan cualquier excusa para minimizarlo y hacerlo innecesario y hasta perjudicial. Por eso me enorgullezco tanto de que mujeres como nosotras lo terminemos hablando y expandiendo a nuestros alrededores. Ay, me encanta ♥

    En cuanto a lo de no agobiarte, te apoyo absolutamente. Los blogs tienen que ser hobbies, cosas que te apetezca hacer. De hecho yo he tenido muchos altibajos en el mundo bloggero porque no terminaba de encontrarme a gusto, y para sentir que estaba haciendo cosas por hacer y obligada, cerraba el blog, esperaba un tiempo, y si nada me latía para volver no lo hacía -siempre latía, sí.- Así que, tómate tu tiempo, mímate, dedícate al mundo exterior y siente que de verdad te gusta esto, que volverás con muchas más ganas e ilusión cada vez que te toque subir entrada.
    En cuanto a mi Nochebuena y Navidad, ya para terminar que me está saliendo un comentario demasiado largo: las paso con amigos, y la verdad es que es un acierto. Nos vamos a uno de sus pueblos, cenamos allí, nos regalamos una familia a otra y después salimos por el pueblo lleno de luces a uno de los baretos a bailar y beber y reír. Este año, al volver a casa, nos hicimos un chocolate caliente con bombones -todo muy dulce.- y a la cama. Y la Navidad la pasamos con ellos en gran parte porque solemos levantarnos, dar un paseo por el pueblo, y comer allí con mucha tranquilidad. Ver películas Disney juntos -de hecho cantamos con La Bella y La Bestia ♥.- y a casa a contestar mensajes de felicitaciones navideñas y descansar de la comilona. No somos muy familiares esa noche, de hecho, lo somos más en Nochevieja, aún así llevamos así bastantes años, y es algo que me gusta mucho hacer porque desconectar en fiestas señaladas también te hace relajarte y alejarte un poco del caos navideño al que nos somete la sociedad.

    Un abrazo grande,
    W.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, me ha encantado muchísimo recibir tu comentario, y más vale tarde que nunca. Además, tengo que arreglar lo de seguir el blog, que pensaba que estaba y ahora veo que está sólo con el mail y sé que es un coñazo -.-

      Hace tiempo que no escribía de forma tan personal, contando vivencias y experiencias, y la verdad es que lo echaba de menos. A mí también me encanta leerme entradas (aunque sean largas) de personas que te están mostrando un poquito de ti, así que ya era hora de sentirme a gusto de nuevo en esta plataforma que tanto me gusta y tanta libertad siento.

      En mi familia hay personas que piensan como yo, pero muchas todavía aún tienen prejuicios y creencias erróneas sobre algunas cosas, así que tanto para los que no sabían (o piensan que las feministas queremos mandar, y que ni machismo ni feminismo, y que si feminazis por aquí, feminazis por allá) como los que están en proceso de ponerse las gafas, seguro que les ayudó. Y me sorprendí hasta yo. No sé si volveré a ser capaz de argumentar de esa forma o luchar por mis ideas, pero fue un gran paso. Al menos así lo sentí. Y ay, la fuerza y el apoyo que recibo de ti, me ayuda a seguir formándome y luchando por nosotras *icono del brazo ahí ciclao*

      Me ha pasado tanto con el canal de Youtube, como con el blog y con las redes sociales en general. Muchas veces hay que desconectar, desaparecer y volver a encontrarte. Llevo ausente y despreocupada de mí mucho tiempo, y no puedo permitirlo. Espero que este año esté repleto de cambios en ese sentido, que encuentre mi motor y vaya hacia arriba y sin frenos.

      Ay, ¡qué curioso! Yo al no tener pueblo y ser de ciudad, son fechas (al menos de las personas que conozco de aquí) muy familiares. Y la verdad es que me parece genial eso de pelis, paseos, comilonas y horas con amigos. Me alegro de que hayas disfrutado de verdad.

      Mil gracias por comentar, eres muy maja, y cada vez te estoy cogiendo más cariño. Me transmites mucha fuerza y carácter, y me encanta. Eres un sol, te mereces todo.

      ¡Un abrasote enorme, W.!

      Eliminar

Santa Template by María Martínez © 2014