Ir al contenido principal

Mi experiencia en la universidad | Los exámenes tipo test #1

¡Hola, hola! Hoy empiezo una serie de entadas de blog, las cuales todas tendrán como nexo de unión que estarán basadas en mi experiencia en la universidad, ¡e inauguro la sección de Psicología

Por un lado, ya puedo hablar con conocimiento de causa de lo que conlleva la universidad, al menos la mía, y lo que me ha supuesto o mi opinión sobre la carrera de Psicología ya que termino este año. Podría ya haber comentado estas cosas desde el primer curso, pero creo que de esta forma, al haber pasado ya tanto tiempo y haber vivido tantas experiencias, seré mucho más objetiva y concisa.

Llevaba un tiempo rumiando la idea, puesto que quería empezar a escribir sobre Psicología, pero me agobiaba no ser lo suficientemente veraz; escribir una mera opinión desechable, o un texto demasiado erudito incluso para mí. Y no. Hace poco me dije "Aida, leñe, déjate de infravaloraciones y tonterías que lo único que consigues es no publicar, es no escribir, cuando es una de tus pasiones". Así que de ahí que empiece por este tema. De hecho pensaba dejarlo para habla sobre él en vídeos de Youtube, pero me apetece comentaros mi opinión al respecto sobre los exámenes tipo test, y las notas en general, de la universidad, y dejar para esa plataforma la forma en la que he aprobado los exámenes tipo test sin estudiar.

Foto extraída de Facebook.

A raíz de esta foto, cientos de comentarios vía Twitter sobre todo y del primer y desastroso examen de los cinco últimos de la carrera, he decidido que voy a pronunciarme.

En primer lugar me gustaría hablar de los exámenes tipo test. Como sabéis, y si no lo sabéis os lo digo, más del 80% (por poner una cifra baja) de los exámenes en la universidad son tipo test. Esto ya en sí mismo me parece un problema porque, no sé vosotros, pero yo hice unos cuantos exámenes tipo test en el instituto como mucho y ya. Y eso no sólo conlleva falta de experiencia una vez que llegas a la universidad, sino que tanto para un tipo como para otro, se utilizan sistemas de memorización diferentes. E irremediablemente, esta afirmación supone desvelar el siguiente tema del que quiero hablar: tanto la memorización como la habilidad para realizar exámenes tipo test son la base de prácticamente el éxito en el sistema educativo actual. Pero no nos adelantemos, poco a poco y con buena letra.

Para ejemplificarlo de mejor forma, os voy a hablar de la experiencia, de la de hoy incluso. El examen tenía 45 preguntas y 5 opciones de respuesta. Eso conlleva que cada 4 preguntas respondidas de forma errónea, te resta una bien. Más o menos hasta ahí bien, ¿no? Pues bien, es cierto que en mi caso, sobre todo estos dos últimos años, he estado estudiado días antes, pero aun así, AUN ASÍ, al leer todas las preguntas del examen podría haber contestado muchas más de las que he contestado. Y os preguntaréis, ¿y por qué no lo has hecho? Porque ya no sólo depende de que sea tipo test o no, sino que, como en todos los exámenes, depende de cómo los profesores pregunten los contenidos. Es cierto que los exámenes es, hasta entonces y de momento, la mejor forma de "evaluar" los conocimientos adquiridos que conocemos. Es decir, plantearse otras formas en caer en lo subjetivo, en lo ambiguo, y se descarta. Y no os lo digo porque sí, varios profesores de mi carrera han hablado sobre este respecto y su opinión es tal cual la que os estoy contando. Pero esto daría para otra entrada.

A lo que me vengo a referir es que, el sistema educativo, tal y como está ahora mismo, es una jodida basura. Está podrido. Porque que una persona, en este caso yo hoy, sienta que sabe más de lo que esperaba, y vea que tanto por culpa del tipo de examen como de la forma tan ambigua, liosa y retorcida que tienen los profesores de preguntar, dudes y acabes sacando menos nota de la que mereces, es una putada. Hablando claro y mal. Y aunque en menor porcentaje, personas que prácticamente no saben nada sobre el tema, saquen mejores notas que tú. ¿No notáis que algo está fallando? ¿Que hay algo que está mal? Es imposible que ese sistema sea justo, equitativo. Podrá ser todo lo objetivo posible, pero estamos hablando de saber, de vocación, de saber ejercer, es decir, de ser un buen profesional, no de ser un puto robot memoriza-todo experto en exámenes tipo test.

No sé si compartís mi opinión, pero me da rabia haber pasado de ser una persona inquieta y curiosa, con ganas de saber más y ver sus esfuerzos recompensados, a ser una mala estudiante, vaga, apática y sin ninguna perspectiva de "triunfar" en el mundo laboral ni ser buena profesional. Porque eso es lo que consigue este sistema educativo. Y no sabéis la pena que me da encontrarme comentarios del tipo "si sacas malas notas, no estás a gusto yendo a clase o con tu carrera y te quejas de ella, es que has elegido mal; no es realmente tu vocación". Es un pensamiento la mar de tóxico que no hace más que perpetuar la idea de que si no estás como pez en el agua en el sistema educativo actual, sacas notas bastante aceptables y estás super happy cada vez que vas a la universidad o te mandan trabajos, no vales para él. En primer lugar, ¿perdón? ¿Quién eres tú para dudar de mi supuesta profesionalidad o vocación diciendo semejantes barbaridades sin conocer mis circunstancias personales y/o ambientales? Y en segundo lugar, ¿acaso el éxito en la universidad garantiza que vayas a ser un buen profesional en un futuro?

Ya no sólo el sistema, sino que todos parece que estamos educados con el supuesto de que si sacas buenas notas, estás a gusto y no te quejas, eres un buen estudiante, estás en tu vocación y vas a ser un buen profesional, y qué equivocada es esta idea. De verdad, reflexionemos por un momento. Al menos en mi carrera, en Psicología, la carrera es mucho más teórica de lo que debería, puesto que una vez que sales de ella no sabes cómo tratar con los pacientes. Por mucha teoría que sepas, si no sabes qué hacer ni cómo aplicarla, estás bien jodido. Y obviamente que hace falta conocimientos teóricos, no lo niego, pero lo realmente bonito de mi profesión es ejercerla. Y me da rabia todo este tema porque si ya de por sí ir al psicólogo, incluso en sí las enfermedades mentales, siguen estando estigmatizadas y se sigue desprestigiando su labor y dudando de su cientificidad, no se hace más que machacar más nuestra imagen, autoestima y autoconcepto. De verdad, lo que nos faltaba, lo que me faltaba. Nadie es quien para decir si es o no es mi vocación, y mucho menos que ese juicio lo hagan en base a las quejas por día o semana o las notas. Es que me niego. Ni tú eres mejor porque todo te vaya de puta madre, ni yo soy menos por estar en la mierda. No somos autómatas, tenemos sentimientos, pensamientos, nos ocurren mil y una circunstancias que tú estás desestimando que influyen notablemente en las ganas y el rendimiento. Estás obviando que hay personas, entre las que me incluyo, incapaces de adaptarse al cien por cien al sistema educativo, que éste les ha convertido en malos estudiantes cuando NO lo eran. Ese es verdaderamente el problema; donde debe ir nuestro foco de atención.

Así que ya para terminar, reiterar un poco lo dicho. Los exámenes no reflejan tus conocimientos sobre ese tema, ni tu capacidad, ni tu potencial ni tu curiosidad o afán de aprender. Es muy fácil tender a la titulitis, pero los procesos de selección ya están empezando a cambiar. Vale más en una entrevista de trabajo que realmente demuestres tu afán por aprender o por querer saber más que el tener un título que "avale" que sabes sobre ello. Además, el hecho de que te vaya mal en la carrera, en el instituto, etc. no significa que seas un mal estudiante, ni que no seas capaz de aprender esos conocimientos, ni que seas tonto, ni que vas a ser un mal profesional en un futuro ni que te has equivocado de carrera universitaria. Al menos no considerad que sea una causa lineal, porque no lo es. Puede irte bien y sentirte a gusto y que eso sea un síntoma de que estás en el sitio correcto y que serás alguien importante en tu campo, pero el caso contrario no significa que te has equivocado y que no vales. Y, por último, reflexionad. Pensad qué imagen estamos dando a nuestros pequeñajos. Al menos yo es un valor que no quiero transmitir. Puedes ser bueno en lo que te propongas, y si te gusta, da igual que no encajes en el sistema actual, ni que obtengas malas puntuaciones. Cada persona tiene su ritmo de aprendizaje, sus gustos y sus circunstancias personales, y no ser consciente de esto es una forma de machacar a estos niños, a estas personas. Y qué si me he equivocado, y qué si suspendo, y qué si me quejo. Equivoquémonos, no limitemos el potencial y aportemos nuestro granito de arena para que esta situación cambie, para que las personas dejen de estar mal y presionadas brutalmente por una sociedad que limita, que corta; que apaga.

                                                                   

 
Siento que no he podido desarrollar todas las ideas como me gustaría. Supongo que ha sido un primer desahogo, y que si realmente queréis que desarrolle alguna idea en concreto o que cuente alguna opinión personal o las que he vivido (y viviré) con los niños, decídmelo en los comentarios. Intentaré la próxima vez tener un guión. Estoy segura que no es la última vez que hablo sobre esto por aquí. ¡Espero que os haya gustado! <3


Y tú, ¿qué piensas sobre este tema? ¿Te has sentido alguna vez apagado, coaccionado y con la sensación de no estar sacando todo tu potencial? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia en la universidad? Cuéntamelo en los comentarios.

Comentarios

  1. Concuerdo totalmente con lo que dices. Yo estoy intentando llegar a una escuela de arte pero para ello primero tengo que pasar por mis materias básicas: inglés, historia, matemática. Y a mí la matemática se me da fatal. Y es verdaderamente horrible ir desmotivado a clases con la mentalidad de que te irá mal en algún examen, y que por lo tanto, eres inútil. Siento que para el sistema educativo solo importa la inteligencia logística-numérica. Y el resto no sirve. Mucha gente intentó cambiar mi desición de estudiar arte. Pero ya quemaré esos puentes cuando me toque cruzarlos. Mientras tanto, reeleré esta entrada, porque es verdad lo que dices: cada quien aprende a su ritmo, y para gustos, colores. Tus conocimientos y tus habiliades valen. Y un examen no tiene que decirte lo contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las matemáticas siempre se me han dado fatal, y te entiendo perfectamente. Es justo lo que pasé yo para poder hacer Psicología. Necesitaba sí o sí estar en la rama de ciencias y tener matemáticas, química y física. Y al estar todo relacionado y estar tan desmotivada, acabó siendo un desastre generalizado en estas tres asignaturas. E incluso en la carrera con estadística. Pero tuve un apoyo enorme en esta última asignatura y me empecé a dar cuenta de que con más trabajo, esfuerzo, dedicación y una atención generalizada (las clases grandes y abarrotadas a mí me limitan) podía superarme y que no me fuese mal. Entonces poco a poco te das cuenta de cómo matan a personas que en principio no se ajustan a las exigencias en el tiempo que ellos piensan que es el adecuado.
      Además, me da mucha rabia que tú también hayas vivido eso puesto que eres una ARTISTA DE LOS PIES A LA CABEZA. Qué asco, de verdad.
      Mil gracias por compartirme tu experiencia y de verdad que te doy mil ánimos con todo. No sabes cuánto agradezco tus buenas palabras y esperemos (de verdad que quiero trabajar en ello) que esta situación cambie.

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  2. Aída, no sé si alegrarme y felicitarte por tu gran entrada o ponerme a llorar de lo reflejada que me he visto.
    Yo siempre fui de las que encajaba en el sistema, tengo buena memoria pero cuando llegué a bachillerato todo cambio me costaba muchísimo hacerme con materias como matemáticas o física y química. empecé a suspender, como era lógico todo el mundo me preguntaba que qué me pasaba, profesores, compañeros, incluso mis propios padres. Cuando mi madre se hartó de verme llorar fue a hablar con los profesores y resultó que aunque yo suspendiera y me frustrara era más importante dar nivel a los que sin apenas esfuerzo sacaban notaza, y como yo muchos otros de mis compañeros. Así que totalmente de acuerdo contigo, un examen no significa nada, por mucho que los demás se empeñen en darle un significado que no tiene.Espero que sigas escribiendo cosas de este tipo. Mucha suerte en los exámenes querida, nos vemos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuánto se parecen nuestras historias. A mí me pasó justo en el mismo momento. Y también lloré y me fustré muchísimo, aunque muchas de las personas en mi caso ni se enteraron.
      De verdad, mucho ánimo Zaira. Yo sé que eres muy capaz, y que puedes con todo. Aunque tenga que ser en más tiempo (en este caso en más convocatorias). No puedo ver cómo personas como tú y yo nos decimos constantemente que no podemos, que no somos capaces de sobrellevar todo, que somos una mierda y que no vamos a llegar a nada.

      Muchas gracias de verdad por tu palabras y por contar un pedacito de ti. Espero de verdad que todo te vaya bien de ahora en adelante, y al menos espero que mi abrazo te sirviese en ese examen y en todos.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Sobre el contenido: Antes de escribir sobre las deficiencias del sistema educativo (que las tiene) y de hacer una atribución causal externa, culpando a la forma de evaluación de que no seas capaz de alcanzar los objetivos máximos que sabías (o podrías haber sabido, si te hubieses informado antes de entrar en la carrera) que se te iban a exigir, deberías hacer una introspección y ver si es que no rindes lo suficiente como para ajustarte a esos criterios.
    Sobre la forma: No te has de preocupar por escribir un texto demasiado “erudito” –cito textualmente- vas por buen camino de no hacerlo. La redacción usada es bastante deficiente, defectuosa (sí, así es cómo se han de usar las comas explicativas). Esto no lo digo sin “conocimiento de causa”, reflejando la redacción de la la excelsamente inútil autora, así que voy a ejemplificar mi argumento: “tanto la memorización como la habilidad para realizar exámenes tipo test es (SON) la base”, “¿Que (Qué) hay (,) algo que está mal?”, “abale (avale)”; y así muchos más.
    P. D. “Equivoquémonos”, veo que haces buen uso de tus propios consejos. :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te gustarán:

¡HOLA, HOLA!

Llevaba meses deseando poder empezar este proyecto y, aunque más tarde de lo esperado, aquí está. 
Con Donde las olas suspiran he querido abarcar todo el espectro: pequeños escritos, reflexiones e indignaciones personales, reseñas u opiniones de películas, libros e incluso algún que otro anime, información sobre Psicología, una especie de diario de abordo fotográfico y explicativo para todos los viajes que vaya haciendo y, lo más importante, esfuerzo y dedicación. 
Mi nombre es Aida (si queréis saber más de mí, haced click aquí) y espero que me acompañéis en este largo viaje. 

Ventajas e inconvenientes de haber ido a ver Cincuenta Sombras de Grey

Nunca antes había criticado, tanto para bien como para mal, reflexionado o comentado siquiera nada acerca del universo y la gran polémica que ha creado Cincuenta Sombras de Grey, pero diversas circunstancias (que no vienen al caso), me han llevado a ver dicha película en la gran pantalla.
Por ese motivo, por petición de algunos seguidores y por mi reciente inauguración del blog, Donde las olas suspiranse unirá a los ya muchos profesionales y aficionados para comentar todo lo que tenga que ver con este largometraje.
Sin embargo, y antes de nada, quisiera advertir que todo lo que escriba aquí no será más que mi humilde e ignorante opinión y que si, por lo que sea, no tienes intención alguna de leerla, no lo hagas. Cada uno de nosotros es libre de expresar lo que le venga en gana y, a pesar de algunos aspectos técnicos más objetivos que comentaré, es enteramente subjetivo y está sesgado por mis propias experiencias o vivencias con películas, libros o qué-sé-yo relacionados con el tema.
(…

Bookish: caja de suscripción literaria | Unboxing #1 - Enero

¡Hola, hola! Por fin he llegado a más del ecuador de los exámenes, pero aun así me queda todavía una semana y media. Francamente, se me está haciendo eterno, pero no paro de repetirme mentalmente que son los últimos de la carrera, los últimos en mucho tiempo, y así sobrevivo cada día. No obstante, hoy no vengo a hablar de la universidad ni los exámenes. Vengo a hablar de una caja de suscripción literaria. Sí, otra. Si me seguís en Twitter o en Youtube, sabréis que probé la caja de suscripción literaria llamada El correo rebelde. Fue la primera suscripción literaria en España y tienen mucho mérito por ello, pero gracias a Anita Vela descubrí Bookish y me pareció una delicia. Nada más ver todo lo que traía y que su primera novedad fue Alessandro Baricco, nada más ni nada menos, quise probar. Obviamente, costearte mensualmente esta y cualquier otra suscripción deja secuelas en cualquier bolsillo y más si no percibes ningún tipo de remuneración (ay, la vida del estudiante) pero mi maravil…