Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

Vuelvo a la carga, y esta vez con más fuerza.

A pesar de mi evidente y necesaria desaparición (trabajos, exámenes, vacaciones...), tuve la suerte de poder seguir disfrutando de una de las cosas que más me gusta hacer en mi tiempo libre: ver películas, animes y leer. Por ese motivo, y porque no puedo evitar el no hablar tanto de lo bueno como de lo malo de cada cosa que veo, escucho o leo, he pensado en retomar Artanálisisde una forma inusual y estrepitosa: resumir y analizar cada anime, película o libro que haya leído hasta ahora —se entiende desde que terminé exámenes, por supuesto— de una forma escueta, pero lo suficientemente larga como para explicar aspectos positivos o negativos, con su correspondiente opinión personal con nota numérica incluida.
Definitivamente, he vuelto para quedarme. Así que, aquí tenéis. Espero que os guste la idea y lo disfrutéis tanto como yo al escribirlo.

Hacía bastante tiempo que no veía ningún anime y al terminar exámenes, tras una recomendación de una amiga bastante cercana y comprobar que no er…

Tú (V).

Hace apenas unas horas que te has ido, y ya he tenido que volver a aprender a vivir sin ti.
Otra vez.
Aprender a asimilar que la justicia, en cuanto a temas de amor se refiere, ondea bandera blanca sin ningún tipo de remordimiento.
Otra vez.
Aprender a acostumbrarme a no recibir un buenos días susurrado en la oreja, seguido de esa sonrisa tuya que es capaz de creerme capaz hasta de surcar volando el cielo; ni a recibir un cálido abrazo tuyo después de una intensa e inofensiva pelea entre carcajadas —las más puras que jamás pronunciaré—; y a no recibir fogosos y tiernos besos en cualquier parte de mi cuerpo, erógena o no.
Otra vez.
Aprender a darle a un sentido a las cuatro paredes que me rodean, a todos aquellos potenciales objetos que convertíamos en nuestros y a aquellas mil posibilidades de aventura en cada rincón o recoveco de la ciudad.
Otra vez.
Y es que sería estúpido creer en las casualidades o en el destino. Pero la verdad es que apareciste justo en el momento adecuado y, qu…

Tú (IV).

Guardo lluvia en el pelo, en el abrigo, en las zapatillas y en los párpados por si algún día la necesito. Almaceno frío en mi piel, en mis músculos y en mis huesos para que seas tú el que produzca el deshielo. O el incendio, como tú prefieras.
Cuando ando por el camino al que llamamos vida, soy capaz de vislumbrar cada fibra de tu ser. Y no es coña. Me imagino que cada nube es una célula de tu cuerpo y que el cielo en su conjunto es tu piel; tú.
De esa forma, cuando miro al cielo, te pienso. Y cuando el frío roza mi piel, te siento. Y cuando la gota de lluvia que cae recorre mis mejillas lentamente para acabar en mis labios, me besas.


1Q84 (libro 3)

Antes de nada, si has llegado aquí por casualidad y tienes verdadero interés en conocer el análisis que he hecho sobre 1Q84, te recomiendo que empieces por los libros 1 y 2, mayormente porque referenciaré y compararé ambos libros.

Sinopsis


A las ya conocidas voces de Aomame y de Tengo, se suma, en este tercer volumen, la de un nuevo personaje: el detective Ushikawa. Su última misión, encargada por Vanguardia, consistió en comprobar si Aomame era digna de confianza lo suficiente como para tratar con el líder. Ushikawa dio el visto bueno a la joven, pero ésta los traicionó a todos, cometió un asesinato y luego desapareció. Si el detective no logra encontrarla, la venganza de la secta se abatirá sobre él. Entretanto, Aomame y Tengo, cada uno a su modo, siguen deseándose en la ausencia, buscándose –al más puro estilo de Murakami– casi sin moverse de su sitio, aislados, quizás a punto de experimentar un giro radical en sus vidas y esperando un reencuentro que los redima en el mundo de 1984…

Ella.

[Evgeny Grinko - Waltz]
Ella recordaba muchas más caras que nombres, más conversaciones que olores y más emociones que sentimientos. No sabía cómo, pero asociaba a cada persona con una sensación. Sabía que el pequeño parásito que es la memoria jamás roería aquello que se había convertido en algo suyo; en parte de sí misma. No había nada hasta entonces conocido que arrancase de cuajo todas aquellas sensaciones o emociones que ella había tejido conscientemente por si, llegado el momento, algo o alguien intentase arrebatárselo. Y así vivía: con el temor de que aquellos retazos de lo que había acabado siendo su corazón, lleno de cicatrices y pespuntes, desapareciese. ¿Cómo iba a asegurarse de que aquellas personas permaneciesen a su lado si, por mucho que lo intentase siempre echaban a volar, lejos, como si, tras conocer tierra firme se negasen a volver a su pequeña jaula, a pesar de tener sustento suficiente para sobrevivir? ¿Quién querría volver a esa libertad limitada, controlada, tenie…

Tú (III).

Solo me apetece dormir hasta que mi cuerpo diga basta. Quedarme así, observando cómo la luz se filtra por las rendijas. Cómo el día, a pesar de todo, me saluda con su mejor sonrisa.
Y yo, yo quiero darle la espalda y seguir, como si la cosa no fuese conmigo, y despertar dos semanas después. Con él a mi lado, abrazándome mientras duermo, como si incluso en ese momento me estuviese diciendo «no me pienso separar de ti» y «tranquila, conmigo estás a salvo». Y así observar entonces cómo cambia la visión de esta misma ventana y de este mismo despertar.

Tú (II).

Porque si tú te caes, yo me caigo contigo.
Porque si tú te encargas de mi corazón, de cuidarlo y mimarlo, yo me encargaré del tuyo.
Porque todo lo tuyo es mío y lo mío es tuyo.
Porque si tú, yo.

Descubriendo un poco más: Valencia.

Hace un poco más de un año, tuvimos la oportunidad de visitar mi pareja y yo, aunque fuesen dos días, Valencia. Por mi parte, no era la primera vez que la visitaba. Se encuentra a un par de horas de Alicante y, aunque no haya viajado a penas y mucho menos a lugares extremadamente lejos de donde vivo, he visitado ciertas ciudades cercanas. Y no podía faltar Valencia.

Llegar con el tren y que al mirar a tu alrededor veas la preciosísima Estación del Norte, no tiene precio. Tanto por dentro como por fuera, tiene infinidad de detalles arquitectónicos fascinantes. Además, nada más salir de ella, te encuentras la Plaza de Toros. No es un edificio demasiado relevante, pero es simbólico o característico, aunque sea como lugar de encuentro. Si sigues andando, seguramente te halles entre en el Carrer de Xàtiva y el Carrer de Colón. Enhorabuena, te encuentras en el centro de Valencia. Posiblemente sea la parte que más me gusta. Aunque parecen calles relativamente pequeñas, ir de punta a punta te…

Tú (I).

Y ser tus ojos el único paisaje que vea.
Y ser tu sonrisa el único abismo al que me precipite.
Y ser tu mente el único sendero que recorra.
Y ser tus lágrimas la única bebida que tome.
Y ser tu cuerpo el único manjar que pruebe.
Y ser tú el único capaz de ser conmigo.

1Q84 (libros 1 y 2)

Para empezar a movilizar un poco el blog y con motivo de haber acabado el primer libro de 1Q84 (libros 1 y 2) hace unas semanas, me dispongo a hablaros un poco de él, destacando algunos de los fragmentos que más me han gustado e invitándoos a reflexionar y a debatir sobre el universo 1Q84, que tanto me ha embelesado durante estos meses.
Como todos sabéis, está escrito por Haruki Murakami. Fue publicado por éste en 2009 —y tan sólo un año después, el tercer y último libro. Sin embargo, hasta el año pasado y gracias a una persona de mi entorno, no pude tenerlo entre manos. Por motivos personales he tardado más de lo esperado, pero a pesar de no tenerlo muy fresco, intentaré hacerlo lo mejor posible.

Curiosidades sobre el libro

Murakami tardó cuatro años en escribir la novela después de dar con la secuencia de apertura y el título. El título, de hecho, es un juego de palabras japonés y es que la letra q y el número 9 son homófonos, los dos se pronuncian como «kyū».
La pequeña variación …

Ventajas e inconvenientes de haber ido a ver Cincuenta Sombras de Grey

Nunca antes había criticado, tanto para bien como para mal, reflexionado o comentado siquiera nada acerca del universo y la gran polémica que ha creado Cincuenta Sombras de Grey, pero diversas circunstancias (que no vienen al caso), me han llevado a ver dicha película en la gran pantalla.
Por ese motivo, por petición de algunos seguidores y por mi reciente inauguración del blog, Donde las olas suspiranse unirá a los ya muchos profesionales y aficionados para comentar todo lo que tenga que ver con este largometraje.
Sin embargo, y antes de nada, quisiera advertir que todo lo que escriba aquí no será más que mi humilde e ignorante opinión y que si, por lo que sea, no tienes intención alguna de leerla, no lo hagas. Cada uno de nosotros es libre de expresar lo que le venga en gana y, a pesar de algunos aspectos técnicos más objetivos que comentaré, es enteramente subjetivo y está sesgado por mis propias experiencias o vivencias con películas, libros o qué-sé-yo relacionados con el tema.
(…

¡HOLA, HOLA!

Llevaba meses deseando poder empezar este proyecto y, aunque más tarde de lo esperado, aquí está. 
Con Donde las olas suspiran he querido abarcar todo el espectro: pequeños escritos, reflexiones e indignaciones personales, reseñas u opiniones de películas, libros e incluso algún que otro anime, información sobre Psicología, una especie de diario de abordo fotográfico y explicativo para todos los viajes que vaya haciendo y, lo más importante, esfuerzo y dedicación. 
Mi nombre es Aida (si queréis saber más de mí, haced click aquí) y espero que me acompañéis en este largo viaje.