Ir al contenido principal

Día 23 de marzo | Feria del Libro Feminista, Jornadas Igualdad y más

¡Hola, hola! No tengo excusa. Llevo mucho tiempo sin seguir la rutina de escribir de forma constante por aquí. Y más que excusarme, os voy a contar qué es lo que ha estado ocupando estas semanas mi tiempo.

Después de acabar la horripilante semana de exámenes a mediados de febrero, empecé días después en las prácticas obligatorias, también llamadas estancias, en un centro psicopedagógico con niños y adolescentes. Aunque ya os hablaré de forma más específica cuando ya esté acabándolas, estoy aprendiendo bastante. Sobre todo, a saber tratar con ellos de una forma más enfocada a la terapia (mi trato con niños ha sido bastante escaso durante mi vida, a pesar de que me gustaban y se encariñaban mucho conmigo) y a encontrar bagaje mucho más específico y creativo que lo que yo pudiera saber o me hubiesen enseñado en la carrera sobre el tema. Estoy encontrado casos que en principio pueden parecer iguales, pero que por mucho que el DSM establezca unos criterios, en ningún caso se cumplen todos al 100%. Y es lo que pienso que te hace enriquecerte como profesional. Además, aunque no me gusta pensarlo, estoy estrechando lazos con muchos de ellos, y el hecho de saber que esta etapa va a tener un final, me pone extremadamente triste. Dentro de mí tengo una especie de llama que, conforme pasan los años, se está encendiendo más y más. De vez en cuando, en los momentos en los que estoy más perdida me habla; me dice que mi trabajo está relacionado con la educación. Ya sea en terapia, en un aula o en una conferencia. Siento dentro de mí esa necesidad de abrime al mundo, de mostrarle mis conocimientos, de, por tanto, seguir aprendiendo y sabiendo para poder prestárselo a aquellas personas que lo quieran acoger y germinar en su interior. Me parece una labor muy necesaria. Y quiero rodearme de personas que me aporten, y yo poder aportar mi granito de arena. 


Febrero, por tanto, pasó volando entre las estancias y un resfriado que me tuvo semanas moqueando y con la garganta totalmente destrozada. Pero Marzo, Marzo empezó con mucha más energía y garra. Me enteré, gracias a una antigua compañera de colegio, que se iba a celebrar la II Fira del Llibre Feminista el 11 de Marzo y no me lo pude perder. De hecho, estuve desde que empezó hasta que acabó.


Habían un montón de puestos, como se aprecia en la imagen, por la que te podías pasear y apreciar arte. Con todas las letras. Mayoritariamente habían libros, pero también habían camisetas, ilustraciones, chapas, marcapáginas y un montón de pequeños artistas desconocidos que valía mucho la pena ver. En cuanto a los libros, había de todo tipo: poesía, anarquismo, género y educación, mansplaining, violencia de género, lucha feminista a lo largo de la historia, etc. Me apunté muchos títulos, aunque no pude resistirme y me llevé uno (no podía irme sin aportar mi granito de arena). Pero tendréis que esperar a que haga el Book haul de Febrero y Marzo, porque al final me he hecho con unos cuantos títulos interesantes. 


Y antes de pasar a contaros todas las actividades que se realizaron y mi pequeña experiencia del día, os voy a enseñar a una artista que encontré allí. Se llama Amanda (click para ver su Instagram), que hace unas ilustraciones preciosísimas. Me quedé prendada de ellas nada más verlas, y supe que quería y debía apoyarla. Por lo que sí, la imagen que veis es de una sudadera que tuve que tener con una ilustración sublime (para ver la original, click aquí). 

La foto es de mi Stories, perdón.
La primera actividad fue una charla que se titulaba "Dona, crisi i treball" ("Mujer, crisis y trabajo" que estuvo muy interesante. En primer lugar, la primera chica aporto un montón de datos sobre el papel de la mujer en el mundo capitalista en el que vivimos, y cómo aun así, a pesar de todo, trabaje o no fuera de casa, al llegar debe desempeñar las tareas de casa en mayor medida que los hombres. Después pudimos conocer a algunas integrantes de Las Kellys, una asociación de mujeres que trabajan de camareras en los hoteles, y que están luchando por ellas, por una mejora de sus condiciones laborales y porque se les reconozca. Llegué hasta a soltar alguna que otra lágrima, porque da vergüenza el menosprecio y la de problemas que arrastran estas mujeres.


A la hora de comer había un almuerzo vegano. Al terminar de comer prepararon una Gimcana muy elaborada y divertida, implicando a las personas que estaban detrás de los puestos. Poco después, la presentación de los colectivos feministas de Alicante, y finalizando la tarde, representación de cuentos por la igualdad para los niños, una charla sobre "Palestina: solidaritat internacionalista des d'una perspectiva feminista" (Palestina: solidaridad internacionalista desde una perspectiva feminista") y un taller de autodefensa. No pude asistir a todos los eventos porque algunos se solapaban, y sobre todo, después de estar desde las 11 de la mañana, no tenía fuerzas para el taller de autodefensa (ni indumentaria necesaria), pero la actividad que más me gustó de la tarde fueron los cuentos. Los niños se divirtieron un montón, y fue muy enriquecedor encontrar historias libres de prejuicios y sexismo.

Descubrir que esta iniciativa se estaba haciendo en Alicante me puso muy contenta. Pero la única pega que le encontré es que, al menos yo, me sentí poco representada. Y me explico. Se da por hecho (y lo ves con tus propios ojos) que las personas que van a asistir a este tipo de actividades son de una determinada manera, visten de una determinada forma y su ideología es muy marcada. En mi caso, ni soy vegana, ni fumo y ya prácticamente ni bebo, me cuesta horrores hacer activismo, por muy de acuerdo que esté con la causa, y allá que fui con mi chupa de cuero rojo, una camisa y unos zapatos arreglados. Sentí que me miraban, que pensaban que estaba de paso y que no tenía ni idea de nada (que es cierto, porque de Historia de Feminismo sé más bien poco) y sé de sobra que tengo que seguir aprendiendo, pero me gustaría alguna vez sentirme 100% a gusto en espacios feministas, porque sé que mujeres con diferentes gustos, aficiones y formas hay miles. Ojalá algún día.


El 16 de Marzo acudí a la XII Jornada por la Igualdad de Género que, extrañamente no conocía, y que lo organiza la Diputación de Alicante en el ADDA. Es cierto que a pesar de que eran gratuitas y nos dieron bolis, una libreta y un almuerzo la mar de suculento, dos de las tres charlas que se dieron fueron bastante aburridas. Parecían interesantes, pero por más que quisieses escuchar, eran datos, estudios y ninguna conclusión ni reflexión alguna. No aprendí nada que no supiese, ni se me movió nada por dentro. Y por eso odio las conferencias tan estáticas y teóricas. No obstante, por suerte, pude conocer en la última ponencia a una profesional de los pies a la cabeza, Mª José Díaz-Aguado. Su ponencia "Avances y limitaciones en la construcción de la igualdad desde la familia y la escuela" fue sublime. Sin palabras. Sólo las jornadas valieron la pena por escuchar una charla dada por esta mujer. Ojalá pudiese tenerla en vídeo. A partir de ese momento supe que la labor educativa y que mi trabajo como psicóloga podía verse muy unido con el feminismo, ya que esta mujer es la viva imagen de ello. Si tenéis la ocasión, id a verla. Aun así, hice foto a todas las diapositivas que puso puesto que me parecieron muy útiles y os dejo aquí un enlace para que os las podáis descargar y echar un ojo (click).

Y eso es todo lo que quería contaros más o menos. Como veis, mi vida se está convirtiendo en feminismo, feminismo y feminismo, y no sabéis lo feliz que me hace. Me estoy sintiendo muy a gusto, muy feliz, y hasta el pensar en la inmensa comprensión que tenemos entre todas, se me saltan las lágrimas. Estas semanas, como veis, también estoy dando un poco por saco por Twitter sobre el XIV Congreso Nacional de Estudiantes de Psicología de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) puesto que soy una de las organizadoras. Estoy trabajando muchísimo para que os podamos ofrecer un Congreso de calidad, con ponentes importantes en el campo de la Psicología. De hecho, os animo que si os es posible asistir lo hagáis. Puede venir cualquier estudiante o profesional que estudie (o no) Psicología. Tendremos sorteos, regalos, almuerzo, vino de honor y ponentes como Srta. Blume, Nayara Malnero, Zoraida Esteve, José Navarro Góngora, Enrique García Huete... Pincha aquí, y visita nuestra página web para consultar el programa, los descuentos en alojamiento y transporte, nuestras redes sociales, etc.
Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero ir publicando de nuevo poco a poco a pesar del poco tiempo del que dispongo, pues tengo muchas ideas de entradas (y muchas relacionadas con libros), Espero que os haya gustado, aunque ha sido bastante extensa. ¡Un abrazo enorme!


Y tú, ¿cómo han ido tus meses de febrero y marzo? ¿Alguna recomendación de libros o eventos feministas?

Comentarios

  1. Me ha parecido interesante sobre todo cuando cuentas que no te sentiste representada, ese fue el motivo para empezar a idear Kaynta, un espacio feminista donde todas nos sintiéramos cómodas sin necesidad de tener 'x' características en común. A mí me había pasado siempre lo mismo, iba a algunas reuniones de grupos feminismos pero el ambiente era tan cerrado que acababa sintiéndome fatal (también es cierto que no soy lo más extrovertido del mundo si no conozco a alguien). Creo que es un punto muy negativo en muchas de las causas que se organizan, debemos empezar por derrumbar la idea de pertenencia a un grupo social determinado y abogar por la diversidad siempre, en todas sus facetas.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justo como me sentí. Yo tampoco soy muy extrovertida en ese sentido, por ello me siento aún peor: sé que debería de ser un espacio integrador, libre de prejuicios y estereotipos. Por esa razón me parece tan admirable y maravilloso vuestra idea de Kaynta.

      Mil gracias por pasarte, de veras. Un abrazo enorme, A <3.

      Eliminar
  2. Mi vida también se está convirtiendo en feminismo, feminismo y feminismo.
    Y me gusta y cansa a partes iguale.
    Me explico: me gusta que estemos ante la 4ª ola feminista, que haya más concienciación y todo lo que conlleva.

    Pero hay cosas con las que no estoy de acuerdo, que más que ver con el feminismo tiene que ver con el tipo de feminismo de algunas personas. Estos temas tienen relación sobre todo con el porno y demás, ahí tengo sentimientos encontrados entre el liberalismo y la abolición.

    A veces, en algunos momentos, me canso de pensar y reflexionar sobre todo tanto... Y necesito desconectar y dejar de leer realidades machistas, porque literalmente me va a explotar la cabeza de tanto reflexionar, jajaja

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te entiendo... Llega un momento que después de ver y escuchar tanta mierda, tienes que desconectar de ella porque si no es probable que te hundas en la miseria. A mí también me pasa.

      Pero yo aun así siempre vuelvo a leer y a informarme (si puedo y mi saturación mental me deja) porque en especial yo (aunque se puede aplicar en todas las áreas) al estudiar Psicología (bueno, hablo en presente pero debería ser pasado xD) pienso que soy un agente de cambio importante; que tengo una especial labor para con la sociedad de concienciar, informar y velar por el bienestar, en este caso de las mujeres.

      Por lo que dudo que al final desconecte del todo... una vez inmersa es difícil no ver todo con las gafas violetas.

      ¡Nos leemos! <3

      Eliminar
  3. ¡Yo también estuve en esa feria del libro! Me hubiese gustado un montón asistir a las charlas y talleres pero ese finde me pilló bastante mal y qué rabia, en serio. Aun así, escaparme unos minutos para ojear los puestos fue... estimulante. Nunca había estado en una feria feminista, y me sorprendió ver a señoras de la edad de mi madre, niños pequeños en un ambiente tan positivo. Mi favorito fue el puesto de zines, je.
    Coincido contigo en que puede ser algo intimidatorio, quizás también porque no conocía a nadie allí, pero espero que se repita el año que viene, y al siguiente, para ir trayendo a más gente allí, que aumente la variedad. La UA ofreció charlas durante todo el mes que sonaban vagamente "feministas" pero por lo que me han comentado, algunas fueron bastante asépticas también.
    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te gustarán:

¡HOLA, HOLA!

Llevaba meses deseando poder empezar este proyecto y, aunque más tarde de lo esperado, aquí está. 
Con Donde las olas suspiran he querido abarcar todo el espectro: pequeños escritos, reflexiones e indignaciones personales, reseñas u opiniones de películas, libros e incluso algún que otro anime, información sobre Psicología, una especie de diario de abordo fotográfico y explicativo para todos los viajes que vaya haciendo y, lo más importante, esfuerzo y dedicación. 
Mi nombre es Aida (si queréis saber más de mí, haced click aquí) y espero que me acompañéis en este largo viaje. 

Ventajas e inconvenientes de haber ido a ver Cincuenta Sombras de Grey

Nunca antes había criticado, tanto para bien como para mal, reflexionado o comentado siquiera nada acerca del universo y la gran polémica que ha creado Cincuenta Sombras de Grey, pero diversas circunstancias (que no vienen al caso), me han llevado a ver dicha película en la gran pantalla.
Por ese motivo, por petición de algunos seguidores y por mi reciente inauguración del blog, Donde las olas suspiranse unirá a los ya muchos profesionales y aficionados para comentar todo lo que tenga que ver con este largometraje.
Sin embargo, y antes de nada, quisiera advertir que todo lo que escriba aquí no será más que mi humilde e ignorante opinión y que si, por lo que sea, no tienes intención alguna de leerla, no lo hagas. Cada uno de nosotros es libre de expresar lo que le venga en gana y, a pesar de algunos aspectos técnicos más objetivos que comentaré, es enteramente subjetivo y está sesgado por mis propias experiencias o vivencias con películas, libros o qué-sé-yo relacionados con el tema.
(…

Bookish: caja de suscripción literaria | Unboxing #1 - Enero

¡Hola, hola! Por fin he llegado a más del ecuador de los exámenes, pero aun así me queda todavía una semana y media. Francamente, se me está haciendo eterno, pero no paro de repetirme mentalmente que son los últimos de la carrera, los últimos en mucho tiempo, y así sobrevivo cada día. No obstante, hoy no vengo a hablar de la universidad ni los exámenes. Vengo a hablar de una caja de suscripción literaria. Sí, otra. Si me seguís en Twitter o en Youtube, sabréis que probé la caja de suscripción literaria llamada El correo rebelde. Fue la primera suscripción literaria en España y tienen mucho mérito por ello, pero gracias a Anita Vela descubrí Bookish y me pareció una delicia. Nada más ver todo lo que traía y que su primera novedad fue Alessandro Baricco, nada más ni nada menos, quise probar. Obviamente, costearte mensualmente esta y cualquier otra suscripción deja secuelas en cualquier bolsillo y más si no percibes ningún tipo de remuneración (ay, la vida del estudiante) pero mi maravil…